Así fue la vida de la madre Teresa de Calcuta: una santa devota de los pobres

ADS

Así fue la vida de la madre Teresa de Calcuta: una santa devota de los pobres

 (CNN Español) -- La madre Teresa de Calcuta es una santa. Santa por dos milagros que, según la Iglesia católica, concedió, pero además, dicen, por un estilo de vida abnegado en el que se dedicó a trabajar por los más pobres entre los pobres, tras un llamado de Dios que le indicó que debía ayudarlos y además, vivir entre ellos.


Agnes Gonxha Bojaxhiu era el nombre real de la Madre Teresa de Calcuta. Nació el 26 de agosto de 1910 en Uskup, en lo que para ese entonces era el Imperio Otomano, pero que ahora se llama Skopje, en Macedonia del Norte, en los Balcanes. Gonxha, desde muy joven, cuando tenía 12 años, sintió ese llamado de Dios y supo que quería ser misionera "para difundir el amor de Cristo", asegura la Agencia Católica de Información, ACI Prensa.

A los 18 años ingresó a un convento irlandés, donde recibió el nombre de Hermana María Teresa, en honor a Santa Teresa de Lisieux, una monja carmelita, considerada por el papa Pio X "la santa más grande de los tiempos modernos". Meses después, partió hacia la India y aterrizó en Kolkata, la ciudad entonces conocida como Calcuta, en enero de 1929. Enseñó en la escuela para niñas St. Mary's School.



"El sufrimiento y la pobreza que vislumbró fuera de los muros del convento le causaron una impresión muy profunda", dice su perfil en la página web de los Premios Nobel, un reconocimiento que ganaría años más tarde. Y con esa imagen de pobreza que le quedó arraigada, en 1948 recibió el permiso de sus superiores para dejar de dictar clases y dedicarse a trabajar "entre los más pobres de los pobres en los barrios marginales de Calcuta".

En 1948, se puso su icónico sari blanco con adornos azules por primera vez y salió de su convento para comenzar su vida cuidando a los pobres. Lavó a los heridos, atendió a los enfermos y moribundos, y algunos de sus antiguos alumnos se le unieron con el tiempo, difundiendo su trabajo por toda la India.

"El sufrimiento y la pobreza que vislumbró fuera de los muros del convento le causaron una impresión muy profunda", dice su perfil en la página web de los Premios Nobel, un reconocimiento que ganaría años más tarde. Y con esa imagen de pobreza que le quedó arraigada, en 1948 recibió el permiso de sus superiores para dejar de dictar clases y dedicarse a trabajar "entre los más pobres de los pobres en los barrios marginales de Calcuta".

En 1948, se puso su icónico sari blanco con adornos azules por primera vez y salió de su convento para comenzar su vida cuidando a los pobres. Lavó a los heridos, atendió a los enfermos y moribundos, y algunos de sus antiguos alumnos se le unieron con el tiempo, difundiendo su trabajo por toda la India.

Fuente: (CNN Español)



Publicar un comentario

0 Comentarios