UASD Recinto Barahona recupera conexión con la sociedad

 La Universidad Autónoma de Santo Domingo (UASD), a través del Recinto Barahona, recuperó su conexión con actores, entidades y personalidades de las provincias que conforman la Región Enriquillo: Barahona, Pedernales, Bahoruco e Independencia, afirmó el Director General en funciones Maestro Manuel Antonio De La Cruz Fernández.





De La Cruz Fernández, que cosa del pasado que la academia estatal en esta jurisdicción se desvinculó de los actores, organizaciones e instituciones, tanto de la sociedad civil como del gobierno estuvo sin conexión el Recinto ha tomado esas relaciones, por lo que lidera las distintas demandas o reclamos que se hacen a favor de la comunidad regional.
Manifestó que esto ha sido posible gracias a que la gestión, conjuntamente con la Subdirectora en funciones, Maestra Ana L. Beltré, el equipo de gestión, profesores y servidores administrativos llevan a cabo una correcta política de gestión que permiten que la academia estatal se involucre en toda la problemática social de la región.
“Cuando asumimos la dirección de esta unidad académica nos propusimos y así lo externamos que sacaríamos en ese momento UASD Barahona, de sus cuatro paredes, muchos se preguntaban cómo, hoy damos la respuesta, llevando la universidad a las entrañas de la comunidad, como así establece la Ley 5778 que nos manda a vincularnos con el pueblo”, afirmó De La Cruz Fernández.
Señaló que hoy las instalaciones de la Primada de América son de uso de organizaciones sociales, entidades de la sociedad civil, del gobierno, como parte de una visión inclusiva que entiende que la UASD en Barahona no puede estar fuera de los procesos que se llevan a cabo en el concierto de la Región Enriquillo.
Movilidad social
Puso de manifiesto que el Recinto UASD Barahona es el espacio de mayor movilidad social de la Región Enriquillo, afirmando que no solo se trata de la academia más importante del Suroeste de República Dominicana, sino que es el lugar de mayor actividad tiene en toda la zona.
Reveló que previo a la pandemia de la covid-19 esta unidad académica recibía en promedio cada mes en sus instalaciones a 21,540 personas, entre estudiantes, profesores, egresados o personas que buscaban algún servicio en el Recinto, lo que una idea del impacto social que tiene en términos de la movilidad social.
Señaló que cuando las autoridades tomaron algunas acciones sanitarias a los fines de evitar la propagación del coronavirus, la asistencia de usuarios a la academia estatal en Barahona disminuyó, las cuales comienzan a reactivarse en la medida en que se relajaban las disposiciones.
“Hoy, al eliminarse las restricciones, aunque siguen medidas como el uso de tapaboca, lavado de manos, entre otras disposiciones oficiales, el Recinto UASD Barahona vuelve a tener la presencia de personas en sus instalaciones”, explicó Fernández De La Cruz.
Transparencia y cuidado de instalaciones
Otro de los puntos fuertes de la actual gestión de la UASD Recinto Barahona, ha sido el tema relativo a la transparencia, así como al cuidado de sus instalaciones, razón por la cual recibe la crítica positiva de quienes visitan la Ciudad Universitaria.
Precisó que como parte de las acciones trazadas por la rectora Emma Polanco Melo, todos los procesos de la Universidad estatal están fundamentados, con los soportes necesarios.
Sobre el cuidado de la edificación es visible a todos los que visitan la Ciudad Universitaria, sometida a cuidados permanentes toda su estructura, con el objetivo de que esta pueda perdurar en el tiempo.
“Para lograrlo lo que hicimos fue involucrar a toda la universidad: profesores, estudiantes, empleados, la propia sociedad, sobre todo, porque debemos ver la academia como un espacio común al que todos debemos defender para que siga abierta y crítica como ese faro de luz que necesitamos para seguir impulsando el desarrollo regional”, expuso De La Cruz Fernández.
Manifestó que seguirá sin desmayo en trabajar y mantener los niveles en los que se encuentra en estos momentos la academia estatal en la Región Enriquillo continúe aportando al desarrollo social, ambiental y político de Pedernales, Barahona, Bahoruco e Independencia.