Tumbe de Droga: Los policías utilizaron patrulla para transportar y vender la dorga

 

SANTO DOMINGO.-Los once agentes de la Policía Nacional acusados de dar un “tumbe” de 400 kilos de cocaína en Barahona utilizaron una patrulla de esa institución para transportar el alijo, el cual posteriormente se repartieron y vendieron por separado.


De acuerdo al expediente de solicitud de medida de coerción, el cabo Esteban Armando Féliz Batista confesó a los investigadores que el secuestro del que fue víctima a principios de mes se produjo luego de que junto con 10 compañeros de armas sustrajeron un alijo de droga, tres pistolas marca Glock y un fusil el pasado 28 de agosto mientras se encontraban de servicio, luego de que un hombre identificado como Gustavo el Guardia les habría informado que en las costas de Las Salinas de Villa Central, Barahona, se realizaría una transacción en horas de la madrugada.

Féliz Batista confesó que los sargentos Oscar Andrés Valentín (Oscalito), Frainel Féliz (Bambi), Jorge Ramón Alcántara Urbáez, Jordani Cuevas Méndez (Yoda), Miguel Ángel Féliz Féliz, los rasos Iván Moisés Féliz Vólquez, Carlos David Pimentel Cuevas (Cabezón), Junior Geraldo García (Junior), el cabo Juan Carlos Medina Méndez y el capitán Rafael Medina Pérez (Patu) llegaron al lugar de la transacción a bordo de varias unidades patrulleras con las centellas encendidas, logrando con esto ahuyentar a las personas que se encontraban desembarcando el cargamento, dejando todo abandonado.

Agrega que posteriormente los agentes procedieron a llevarse el vehículo cargado con los sacos de la sustancia, los cuales transportaron en una de las patrullas y luego se repartieron y vendieron a un narcotraficante identificado solo como Álvaro, el de Paraíso.

«Yo cogí un saco que lo que tenía eran 10 kilos, eso fue lo que yo cogí, el sargento Alcántara cogió dos sacos, Iván cogió dos sacos, Pelo Fino dos, El Nuevo cogió dos sacos, sargento Jordani Cuevas Gómez cogió dos y el sargento Argenis cogió dos y el capitán Rafael Medina Pérez (patu) cogió uno a Gustavo —Pelo Fino— le dio dos, y el sargento Oscar cogió la mayoría, que yo no sé cuanto fue, pero yo escuché que Oscar tiene 24 millones de pesos, a mí solo me dieron dos millones de pesos por la venta porque yo la vendí a doscientos mil a Álvaro, que vive en Paraíso; el que hizo el contacto con Álvaro fue el componente mío que se llama raso Brayan Polanco, no le di nada, él sólo me dio el número del que me compró la droga», establece la confesión del cabo Féliz Batista.

El secuestro
El cabo Esteban Armando Féliz Batista manifestó a los investigadores de la Policía que luego de ser interceptado por un hombre y una mujer a bordo de dos vehículos en la comunidad de Paraíso, en Pedernales, estos le exigieron la suma de 5 millones de pesos de la droga que había sustraído junto con los demás agentes implicados.

«Ellos me decían que busque los 5 millones de pesos que yo tengo de la droga, yo les digo, ¿Qué 5 millones de pesos de droga si yo no tengo esa cantidad? Ahí me dijeron, hijo de tu madre, y me dijeron, ladrón, tú tienes los cuartos de la droga y eso llora por su dueño», dijo el agente.

Agrega que posteriormente decidió llamar a un tío identificado como José Luis Batista, pero este le dijo que no tenía suficiente para alcanzar a la cantidad de dinero solicitada, fue en ese momento cuando llamó a su pareja, Carolina Gómez, para que le comunicara a su padre, Ángel Féliz, para que entregara el dinero que le tenía guardado, el cual, reveló, se trataba de RD$1,745,300.

Luego de acordar la entrega del dinero fue conducido por sus captores hasta la finca de un general en Bahoruco, cuyo nombre dijo que no recuerda, a donde lo dejaron abandonado y dejaron número de teléfono para contactarse, le devolvieron su arma de reglamento sin balas y se llevaron sus dos teléfonos celulares.

El Ministerio Público acusa del secuestro a los miembros de la Policía Wellington Francisco Ferreras Féliz y Jonathan Andrés Pérez Pérez, quienes se asociaron con Jorge Díaz Féliz (Masculay) y Cherlyn Estefan Suero Medina y otro agente de la uniformada para secuestrar a Féliz Batista.

Con relación al secuestro permanece prófugo Franklin Ramírez Aquino, mientras que las autoridades amplían las investigaciones para determinar la participación de otras personas en torno a la sustracción de la droga.
De igual forma, se activa la localización de las personas que compraron el alijo sustraído quienes, según las autoridades, son reconocidos narcotraficantes de la región.

Justicia

— Coerción
El próximo martes el juez de Atención Permanente de Barahona le conocerá medidas de coerción a los implicados en el “tumbe” de droga, mientras que el Ministerio Pública solicita 18 meses de prisión y complejidad del paso.

Then dispuso separación de agentes
En los pies. El actual director de la Policía, mayor general Eduardo Then, era el jefe de la uniformada en Barahona cuando el grupo de agentes organizó y ejecutó el robo de la droga que luego vendieron a un narcotraficante de la misma zona.

El alto oficial éxplicó a EL DÍA que cuando ocurrió el hecho se percató de que algo raro estaba ocurriendo y pidió que se realizara una investigación.

Al no materializarse, dijo que sometió el caso a Asuntos Internos de la Policía y dispuso el traslado de los agentes bajo sospecha a distintos destacamentos para separarlos.

A menos de un mes de haber sido designado director de la PN se produjo el secuestro de uno de los involucrados, que fue quien delató todo lo ocurrido.

FUENTE: YOAN VARGAS (EL DÍA DIGITAL)