Instituto Dermatológico y Fundación Eczema realizan encuentro de orientación con padres de niños que padecen dermatitis atópica*

SANTO DOMINGO. El Instituto Dermatológico Dominicano y Cirugía de Piel ¨Dr. Huberto Bogaert Díaz¨ (IDCP) junto a la fundación Eczema de los Laboratorios Pierre Fabre realizaron un encuentro con los padres de niños que padecen dermatitis atópica con el fin de mejorar su calidad de vida. 

                            Doctora. DAISY BLANCO

La encargada del departamento de Dermatología Pediátrica, la dermatóloga-pediatra Daisy Blanco explicó que el orientar a los progenitores, conocer su entorno y aclarar cualquier inquietud contribuye a la recuperación y estabilización del paciente. Durante el encuentro los niños realizaron actividades divertidas y recreativas mientras los padres conversaron con los especialistas.


La especialista explicó que la dermatitis atópica es una enfermedad inflamatoria de la piel donde se observan respuestas exageradas a diferentes estímulos, “es también llamada eccema atópico, eccema infantil. Se puede nacer con una piel seca y delicada, la cual se lastima con facilidad, que puede aparecer y desaparecer”.




De igual forma, Blanco añade que este tipo de condición deja la piel seca, enrojecida y con mucha comezón, no es infecciosa ni contagiosa. Pueden verse tres tipos: leve, moderada y severa. 


La galena describe que esta enfermedad puede ser causada por múltiples factores, el más importante de todos es el factor genético (antecedentes de asma, rinitis), las alteraciones de la piel entre otras, como causas psicológicas, ambientales (sol, frio, sudor, calor, tipo de ropa, perfumes, cosméticos, polvo), y alergias alimenticias. 


Desde el departamento de Dermatología Pediátrica observan que los rangos de edades donde se puede presentar más comúnmente son entre 0 a 2 años, lo que corresponde a un 54% de la población pediátrica afectada de dermatitis atópica; siguiéndole de 2 a 5 años, representado por un 23%, de 5 a 11 años, con un 17% del total de la población afectada, indica la dermatóloga.


 Y en menor porcentaje un 7% encabezado por adolescentes entre 11 y 17 años, siendo esta etapa de la vida la que va a tener mayor severidad del cuadro clínico y persistencia después de la adolescencia.


Otro de los beneficios de realizar este tipo de encuentros, puntualiza la doctora Blanco es que ayuda a los pacientes de sus asilamientos a conocer a otras personas con la misma condición, aclarar dudas, con el mismo sufrimiento y las mismas preguntas con respecto a la enfermedad. 


“La educación terapéutica ha demostrado efectos benéficos en las enfermedades crónicas, tales como el asma, la diabetes; mejorando su apariencia, la calidad de vida y el costo del tratamiento.  Los talleres de educación terapéutica tienen como función escuchar a los pacientes y los padres para conocer sus problemas individuales, además de: Informar sobre la Dermatitis Atópica, brindar herramientas para mejorar la calidad de vida y reiterar la importancia que tienen las medidas generales en la prevención de nuevos brotes”, detalla la galena. 


Este tipo de iniciativa en conjunto permite lograr a través de programas dirigidos por un equipo de profesionales de la salud (dermatólogos, pediatras, alergólogos y enfermeras), formados para la educación de los pacientes con dermatitis atópica, para mejorar su apego al tratamiento y la calidad de vida.