Barahona: Policía secuestrado narra como se repartieron los sacos de droga

Confesión del cabo Féliz Batista.


«Yo cogí un saco que lo que tenía eran 10 kilos, eso fue lo que yo cogí, el sargento Alcántara cogió dos sacos, Iván cogió dos sacos, Pelo Fino dos, El Nuevo cogió dos sacos, sargento Jordani Cuevas Gómez cogió dos y el sargento Argenis cogió dos y el capitán Rafael Medina Pérez (patu) cogió uno a Gustavo —Pelo Fino— le dio dos, y el sargento Oscar cogió la mayoría, que yo no sé cuanto fue, pero yo escuché que Oscar tiene 24 millones de pesos, a mí solo me dieron dos millones de pesos por la venta porque yo la vendí a doscientos mil a Álvaro, que vive en Paraíso; el que hizo el contacto con Álvaro fue el componente mío que se llama raso Brayan Polanco, no le di nada, él sólo me dio el número del que me compró la droga», establece la confesión del cabo Féliz Batista.


El secuestro
El cabo Esteban Armando Féliz Batista manifestó a los investigadores de la Policía que luego de ser interceptado por un hombre y una mujer a bordo de dos vehículos en la comunidad de Paraíso, en Pedernales, estos le exigieron la suma de 5 millones de pesos de la droga que había sustraído junto con los demás agentes implicados.

«Ellos me decían que busque los 5 millones de pesos que yo tengo de la droga, yo les digo, ¿Qué 5 millones de pesos de droga si yo no tengo esa cantidad? Ahí me dijeron, hijo de tu madre, y me dijeron, ladrón, tú tienes los cuartos de la droga y eso llora por su dueño», dijo el agente.

Agrega que posteriormente decidió llamar a un tío identificado como José Luis Batista, pero este le dijo que no tenía suficiente para alcanzar a la cantidad de dinero solicitada, fue en ese momento cuando llamó a su pareja, Carolina Gómez, para que le comunicara a su padre, Ángel Féliz, para que entregara el dinero que le tenía guardado, el cual, reveló, se trataba de RD$1,745,300.

Luego de acordar la entrega del dinero fue conducido por sus captores hasta la finca de un general en Bahoruco, cuyo nombre dijo que no recuerda, a donde lo dejaron abandonado y dejaron número de teléfono para contactarse, le devolvieron su arma de reglamento sin balas y se llevaron sus dos teléfonos celulares.

El Ministerio Público acusa del secuestro a los miembros de la Policía Wellington Francisco Ferreras Féliz y Jonathan Andrés Pérez Pérez, quienes se asociaron con Jorge Díaz Féliz (Masculay) y Cherlyn Estefan Suero Medina y otro agente de la uniformada para secuestrar a Féliz Batista.

Con relación al secuestro permanece prófugo Franklin Ramírez Aquino, mientras que las autoridades amplían las investigaciones para determinar la participación de otras personas en torno a la sustracción de la droga.
De igual forma, se activa la localización de las personas que compraron el alijo sustraído quienes, según las autoridades, son reconocidos narcotraficantes de la región.