Pasaban las nueve de la mañana de este martes, festividad del 12 de octubre, cuando un suceso sobresaltaba la localidad toledana de Lillo y poblaciones cercanas. En el kilómetro 14 de la carretera CM-3005 se producía un fatal accidente de tráfico que ha dejado tres personas muertas y cuatro heridos graves, tres jóvenes y una mujer de unos 48 años.

Las personas implicadas, cinco de ellos veinteañeros, eran vecinas de Corral de Almaguer y de La Villa de Don Fadrique, municipios distantes apenas 30 kilómetros. En estas dos poblaciones el suceso ha provocado una enorme consternación.

El servicio de emergencias 112 de Castilla-La Mancha ha informado de que el accidente se notificó a las 9.06 horas y en él chocaron de manera frontal un turismo y una furgoneta. En concreto, según ha podido saber ABC, las marcas de los vehículos son un Ford Focus y una Peugeot Partner. En el coche viajaban cinco jóvenes, con edades en torno a los 20 años, y en la furgoneta, un matrimonio.

Dos de los fallecidos, jóvenes de La Villa de Don Fadrique, eran ocupantes del turismo y la otra víctima mortal viajaba en la furgoneta. Era el marido, un agricultor de unos 51 años, que residía en Corral de Almaguer. La acompañante era su mujer y el accidente ocurrió a unos 17 kilómetros de su casa.