Los miembros de la Policía Nacional sólo portarán sus armas de fuego cuando estén sirviendo como policías, al menos a eso aspira el ministro de Interior y Policía, Jesús -Chú- Vásquez Martínez, al intervenir en el seminario internacional en el que expertos analizan herramientas para transformar la institución del orden público.




El seminario lo organiza el Grupo de Trabajo para la Transformación de la Policía Nacional, en coordinación con el Ministerio de Interior y Policía Nacional, entidad en el ojo del huracán, tras el asesinato de una arquitecta por parte de un cabo, hecho ocurrido el pasado sábado.


Chú Vásquez, dijo que aspiran a que las armas asignadas a los policías se usen solo en horario laboral y, luego, entregarlas, tras asegurar que cuando la uniformada se cuestione no apoyarán ninguna versión que no sea la verdad.


Admitió, asimismo, que transformar la Policía no es «tarea fácil» y que el próximo año inician a con una «profunda» depuración de más de 38 uniformados.