Este móvil aguanta todo lo que le echen: probamos el Motorola Defy

 

  • El nuevo modelo de Motorola resiste agua, polvo y caídas


  • El Motorola Defy es el nuevo móvil 'rugerizado' de la compañía, diseñado para ser usado en las situaciones más difíciles.

    Una de las grandes quejas que los usuarios tienen con los smartphones modernos es que son demasiado frágiles, especialmente entre los que pudieron disfrutar de los 'ladrillos' que no se rompían ni queriendo. El uso de componentes más avanzados y materiales de mayor calidad como el cristal ha repercutido en la resistencia de los dispositivos.

    Hay excepciones, por supuesto. Siempre habrá demanda de móviles resistentes, ya sea para trabajadores o para entusiastas, y hay compañías dispuestas a responderla como Motorola. Su nuevo Defy se presenta como uno de los dispositivos móviles más resistentes de la actualidad, pero ¿merece la pena?

    A prueba de todo

    Que el Motorola Defy es diferente a la inmensa mayoría de móviles del mercado es algo más que evidente en cuanto lo cogemos. En la mano, da una sensación algo extraña, como si estuviésemos cogiendo un bloque de cemento y no un dispositivo de alta tecnología; los botones son recios y la ergonomía es buena, aunque sea un móvil más grande de lo que debería por el tamaño de la pantalla.

  • Esta sensación tan extraña se explica, además de por el gran grosor del dispositivo, por el relieve de la carcasa. No sólo cumple un papel estético, diferenciándolo inmediatamente de otros móviles, sino también funcional, ya que evita que el móvil se nos escape de las manos mejorando el agarre. En la trasera también tenemos un recordatorio de lo que hace especial a este móvil: "Dust. Water. Drop. PROOF".

    En otras palabras, este móvil es a prueba de todo. ¿Se te ha caído al río mientras estabas cruzándolo? Cógelo y sigue usándolo, gracias a su doble sello que ofrece certificación IP68: es capaz de permanecer a hasta 1,5 metros de profundidad durante 35 minutos, aunque si se cae en agua salada debemos asegurarnos de limpiar el jack de audio de 3,5 mm y el puerto USB-C. Hubiera estado bien tener algún tipo de protección en esas conexiones, pero por lo general, no debería ser un problema.

    El diseño del Defy también es algo raro porque es asimétrico, con un "pico" en la parte inferior derecha; aunque estéticamente sea algo raro, está ahí por un buen motivo, para enganchar el móvil al cordón incluido en la caja, que a su vez podemos atar y enrollar a cualquier sitio como nuestra muñeca y así evitar perderlo incluso en las peores situaciones. E incluso si se cae, es capaz de soportar golpes a hasta una altura de 1,8 metros.

    Otras ventajas del Defy no se aprecian a simple vista, pero nos ayudarán en el uso diario. Por ejemplo, este móvil es especialmente resistente a las vibraciones, uno de los 'problemas ocultos' de los smartphones modernos. No en vano, recientemente Apple advirtió a los usuarios de que las vibraciones de las motos podían dañar el iPhone. Para evitar estos problemas, por ejemplo si usamos el móvil mientras vamos en bicicleta, el Defy es capaz de soportar vibraciones de hasta 500 hz, MIL SPEC 810H y categoría 4.