El experimento del presidente de El Salvador podr铆a ofrecer pistas sobre las posibilidades y los l铆mites de la criptomoneda en las finanzas globales.

SAN MIGUEL, El Salvador — Los defensores del bitc贸in sue帽an con un sistema financiero en gran medida libre de la intromisi贸n del gobierno. Pero cuando la criptodivisa se convirti贸 en moneda nacional por primera vez, fue la imposici贸n de un gobernante cada vez m谩s autoritario a una poblaci贸n renuente, todo a trav茅s de un sistema secreto dirigido por el Estado.

El sorprendente anuncio del mes pasado de que El Salvador hab铆a adoptado el bitc贸in, la mayor criptodivisa del mundo, como moneda de curso legal tom贸 a su poblaci贸n por sorpresa, y convirti贸 a este pa铆s pobre y conservador de Centroam茅rica en un improbable bar贸metro de una transformaci贸n tecnol贸gica global.

El resultado de este experimento inexplorado podr铆a ayudar a determinar si la criptomoneda ofrece la libertad regulatoria que sus defensores prev茅n, o si se convierte en otra herramienta de control y enriquecimiento para aut贸cratas y empresas.


“Estamos en un punto de inflexi贸n de las criptomonedas”, dijo Lane Rettig, empresario y ex programador s茅nior de la Fundaci贸n Ethereum, una organizaci贸n que respalda las tecnolog铆as detr谩s de ethereum, la segunda criptomoneda m谩s grande del mundo. “La misma tecnolog铆a de la libertad podr铆a convertirse en parte de una nueva distop铆a tecnol贸gica”.