El director de la Organización Mundial de la Salud pidió a los países ricos con grandes suministros de vacunas contra el COVID-19 que se abstengan de ofrecer refuerzos hasta fin de año, insistiendo en un llamado que en gran medida ha caído en oídos sordos.


El director general de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus, agregó que estaba “consternado” por los comentarios de una asociación farmacéutica que dijo que los suministros de vacunas son lo suficientemente altos como para permitir tanto las inyecciones de refuerzo como las vacunas en países que enfrentan escasez.