Al menos 21 personas han perdido la vida en una maratón de montaña cerca de la ciudad de Baiyin en la provincia noroccidental de Gansu.



En un breve lapso de tiempo, el granizo y un fuerte viento golpeó a los corredores en un tramo de gran altitud, con una drástica bajada de temperatura.

La carrera de 100 kilómetros a campo a través, tuvo lugar el sábado en la zona turística del Bosque de Piedras del río Amarillo, donde se produjo un cambio repentino de las condiciones meteorológicas.

151 de los 172 participantes pudieron ser rescatados con vida. Ocho corredores fueron hospitalizados con heridas e hipotermia.

Gansu, una de las regiones más pobres de China que limita con Mongolia al norte y Xinjiang al oeste, es propensa a inundaciones, deslizamientos de tierra y terremotos.