Es una decisión que puede tener implicaciones para todo el planeta.

Xi Jinping, presidente de China, anunció este martes que su país dejará de participar en la construcción de plantas de carbón en el extranjero.



El líder chino dio la noticia durante la Asamblea General de Naciones Unidas.

"China intensificará el apoyo a otros países en desarrollo de energía verde y baja en carbono, y no construirá nuevos proyectos de energía a carbón en el extranjero", dijo Xi en un video pregrabado.

La medida podría obstaculizar el desarrollo futuro del carbón en el mundo: más del 70% de todas las plantas de carbón del mundo construidas actualmente dependen de fondos chinos, según datos del Instituto Internacional de Financiación Verde, con sede en Pekín, citados por Bloomberg.