Umeno Sumiyama y Koume Kodama nacieron en el oeste de Japón, en la isla de Shodoshima, el 5 de noviembre. De 1913. Tienen 107 años y han entrado como las gemelas vivas más longevas en el Libro Guinness de los Récords.

El anterior registro estaba en manos de las también japonesas Kin Narita y Gin Kanie, con 107 y 175 días. Es habitual que en las tierras niponas la población llegue a edades muy avanzadas, sorprendentes para otros territorios.

De hecho, los datos del Ministerio de Salud y Asistencia Social señalan que el 29 por ciento de la población de Japón, que cuenta con 125 millones de habitantes, tiene 65 años o más.

Además de su edad, la historia de Umeno Sumiyama y Koume Kodama es interesante desde el punto de vista humano. Las dos hermanas fueron separadas al terminar la escuela primaria y tuvieron que soportar el acoso que recibían los hijos de partos múltiples en el país.

Una de ellas fue enviada a trabajar como empleada doméstica en Oita, mientras que la otra siguió en la isla de Shodoshima, donde nació. Su relación fue increíblemente distante y no se reencontraron hasta que tuvieron 70 años.