El crudo asesinato de Luis Eduardo Rivas Clase, mejor conocido como “El Cirujano”, constituye una pieza clave del atentado que hirió de gravedad al pelotero de grandes ligas David Ortiz e impactó al comunicador Joel López, hace más de dos años.



No obstante, ahora con su sorpresiva muerte quedan “en el aire” posibles datos que “El Cirujano” hubiese podido aportar, al ser señalado como el supuesto reclutador de los que apretaron el gatillo.

Luis Rivas, quien estaba designado para coordinar la ejecución del acompañante del “Big Papi”, Sixto Fernández alias “El Modelo”, se dio a la fuga la noche del 19 de junio de 2019, luego de que acontecieran los hechos en el Dial Bar, un centro nocturno ubicado en Santo Domingo Este.

Fernanda Villasmil Manzanilla, alias “La Venezolana" o "Pelirrubia", también emprendió la huida y hasta el momento las autoridades desconocen su paradero.

Al menos 13 personas han sido apresadas en el caso, la mayoría con antecedentes penales dentro y fuera del país. Algunos incluso participaron en la operación dando y recibiendo órdenes estando recluidos en el centro penitenciario de Azua.

Sin embargo, todos ellos todavía esperan por el juicio preliminar, el siguiente paso en el caso luego de que el año pasado fuera iniciada la fase preparatoria.

La próxima audiencia fue fijada para 1 de octubre por disposición de la jueza interina en el Segundo Juzgado de la de Instrucción de Santo Domingo, Mary Ramírez, a fines de que el Ministerio Público complete el depósito de pruebas solicitadas por la defensa de los imputados.

Otros aplazamientos

Nueve ha sido el número de veces en las que el juicio se ha aplazado por razones entre las que la ausencia de varios de los encartados ha sido la más frecuente.

Otras han sido la ausencia de notificación a las partes de la querella interpuesta por Sixto Fernández,  la estrechez de la sala de audiencias y el contagio de Covid-19 de uno de los abogados de la barra de la defensa.

La postergación más reciente tuvo lugar el pasado 30 de julio, con el propósito de facilitar el tiempo para las diligencias del Ministerio Público en la recolección de pruebas audiovisuales.

Los apresados

El listado de los que cumplen prisión preventiva está encabezado por Rolfi Ferreras Cruz, acusado de dispararle a David Ortiz tras haberle indicado “el color de la camisa dela víctima”.

Entre los reclusos también figura Oliver Moisés Mirabal, quien según el expediente vigiló por una semana al “blanco” del atentado, quien frecuentaba el bar los domingos.

La lista continúa con Porfirio Ayendi Dechamps Vásquez, quien supuestamente recibió el arma de fuego y la escondió en La Hoya del Caimito, sector de la provincia de Santiago.

Otros reclusos son Eddy Vladimir Féliz García, Joel Rodríguez de la Cruz, Reynaldo Rodríguez Valenzuela, Gabriel Alexander Pérez Vizcaíno, mejor conocido como “Hueso”; Franklin Junior Merán y Víctor Hugo Gómez Vásquez.

Mientras que Carlos Rafael Álvarez y José Eduardo Ciprián, alias “Chuky”, ya cumplían condena en la cárcel del 15 e Azua al momento del atentado. También cumplen medida de coerción por el hecho.

Cómo sucedió

La noche del 9 de junio de 2019 un disparo a manos de un individuo en una motocicleta disipó la alegría y la diversión en el Bar Dial & Lounge.

Según lo relatado por los mismos imputados, el disparo no iba para el “Big Papi” sino que buscaba quitarle la vida a Sixto Fernández por supuestos conflictos relacionados con las drogas. Sin embargo resultaron heridas personas que, según su defensa, no tienen nada que ver con el conflicto.

Así pasó todo.

Alberto Rodríguez Mota llegó a la discoteca a las 5:45 de la tarde y se sentó a beber una cerveza en lo que esperaba la llegada de Sixto Fernández, quien ingresó al lugar a las 6:58 de la noche.

Luego, le envió a “Chuky” una fotografía del “objetivo” para que se percatara de la vestimenta con que andaba ese día.

Más tarde la foto llegó hasta “Hueso”, quien se montó en el vehículo de Franklin Junior Merán, alias “Rubirosa”, su taxista de confianza.

El Ministerio Público indicó que los conductores y acompañantes de dos vehículos y una motocicleta se reunieron momentos antes del ataque en la calle Octavio Mejía Ricart, paralela al centro nocturno.

Tres días después del atentado, el exdirector de la Policía Nacional, Ney Aldrin Bautista, informó que según lo revelado en los interrogatorios a los participantes de la operación se les había ofrecido alrededor de RD$400,000.