La modelo británica se enfrenta a una sentencia de hasta 26 semanas en prisión por violar las restricciones para conducir.

Katie Price fue acusada de violar una prohibición de conducir de seis meses y estar sin seguro tras el accidente de tránsito ocurrido en una ruta de Sussex, un condado del sur de Inglaterra.


La modelo, de 43 años, estuvo en prisión preventiva y compareció esta mañana en el Tribunal de Detención de Crawley tras volcar con su BMW en una carretera rural, en un accidente en el que no se registraron víctimas.


Price tampoco resultó herida, aunque fue hospitalizada por precaución. Según informes de medios locales, la modelo había estado despierta toda la noche consumiendo cocaína y alcohol antes de salir de su propiedad a las 5 am para buscar más sustancias.

Aunque actualmente no vive allí, Price todavía es propietaria de una mansión de 11 habitaciones en Sussex, que compró en 2014 por 1.3 millones de libras (1,75 millones de dólares).


Price también fue arrestada bajo la sospecha de conducir bajo los efectos del alcohol y drogas, aunque no ha sido acusada de este delito.