Ocurrió en Zambia, donde el pastor James Sakara pidió a sus feligreses que lo enterraran a poca profundidad y lo sacaran nuevamente 72 horas después.