EFE 

Russia está preparando sus ejercicios militares cuatrienios Zapad 2021 a lo largo de las fronteras orientales de la OTAN. El ejercicio se centra en posibles conflictos armados con Polonia, Lituania, Letonia y Estonia.



En este extenso ejercicio militar de septiembre también participarán tropas de Bielorrusia, uno de los pocos socios que le quedan a Rusia. Zapad 2021 pretende demostrar la preparación militar de Rusia y simular un enfrentamiento con un estado vecino en el que moscú prevalece. Pero con los ejercicios de este año que se llevan a cabo en medio de la guerra ruso-ucraniana y la agitación social en Bielorrusia, las tensiones aumentan. Especialmente notable es el impacto en la rivalidad histórica entre Polonia y Rusia sobre los estados que se encuentran entre ellos.

La propaganda del Kremlin muestra a Polonia, el estado más grande y militarmente más fuerte en el flanco oriental de la OTAN, como promotora de golpes pro-occidentales en Ucrania y Bielorrusia que tienen la intención de alejar a estos países de la "Madre Rusia". En realidad, la región no está siendo testigo de una contienda entre dos proyectos imperiales, sino de una lucha entre dos conceptos estratégicos. Es decir, el concepto de un dominio ruso centralizado que subordina a los vecinos y el de una confederación voluntaria y multinacional encarnada en la alianza transatlántica y la Unión Europea.