La semana pasada os conté que se esperaba un informe del Gobierno de Estados Unidos sobre los objetos voladores sin identificar que varios pilotos de la Armada avistaron entre 2004 y 2015. Pues bien, el informe se ha publicado sin conclusiones: el Gobierno no ha encontrado pruebas de que sean tecnología extraterrestre, como era de esperar; aunque tampoco sabe qué son y reconoce que hay cosas difíciles de explicar.



Esa falta de respuestas tampoco es una sorpresa.

El científico de la NASA Ravi Kopparapu explicaba en un artículo reciente que estos fenómenos apenas se han investigado: “Durante demasiado tiempo, el estudio científico de objetos voladores sin identificar ha sido un tabú”. Su propuesta es indagarlos con el mismo rigor que usamos para encontrar vida en otros planetas, por ejemplo, como cuando enviamos sondas a tomar muestras a Marte o cuando escrutamos señales de radio que nos llegan desde fuera de la Tierra. Si esos interrogantes son tomados en serio, ¿por qué no los fenómenos voladores? Su propuesta es contar con expertos en astronomía, física, meteorología o aviación militar, e indagar a fondo: “Entender los ovnis es un problema científico. Deberíamos tratarlo de esa manera”.




Objeto avistado por pilotos de la Armada, en una captura de un vídeo desclasificado por EE UU en abril. Aquí puede verse el vídeo