El edificio está cerca del Capitolio y la Corte Suprema. La policía también ha evacuado las oficinas del Congreso cercanas, alentando a la gente a mantener la calma y usar los túneles subterráneos si es necesario para abandonar el área. Se vio a los miembros del personal saliendo rápidamente de los edificios cercanos siguiendo las instrucciones de las fuerzas del orden. El Congreso está en receso esta semana.


Los funcionarios encargados de hacer cumplir la ley dijeron que los investigadores en la escena estaban trabajando para determinar si el dispositivo era un explosivo operable y si el hombre en el camión sostenía un detonador. La policía estaba enviando francotiradores al lugar, según los funcionarios. Los funcionarios no estaban autorizados a discutir públicamente el asunto y hablaron bajo condición de anonimato.


El área fue bloqueada por coches de policía y barricadas, y varios camiones de bomberos y ambulancias se instalaron en los alrededores. También respondieron la Policía Metropolitana del Distrito de Columbia, el FBI y la Oficina de Alcohol, Tabaco, Armas de Fuego y Explosivos.

La Casa Blanca dijo que estaba monitoreando la situación y estaba siendo informada por las fuerzas del orden.

El incidente se produce meses después de que se dejara una bomba casera en la sede del Comité Nacional Demócrata y el Comité Nacional Republicano en Washington un día antes de que miles de alborotadores pro-Trump irrumpieran en el Capitolio en enero.

Fuente: Infobae