AFGANISTÁN.

Una doble explosión ha tenido lugar hoy en la puerta este del aeropuerto de Kabul. Los atentados suicida han ocurrido en la conocida como Abbey Gate -el lugar por donde han cruzado la mayoría de personas que han tratado estos días de ser evacuadas de la capital afgana- y en las inmediaciones del Hotel Baron. El portavoz del Pentágono, John Kirby, ha confirmado el "ataque complejo" y que hay estadounidenses y civiles entre las víctimas. El presidente de EEUU, Joe Biden, ha sido informado de la situación y "se encuentra en el 'Situation Room'", la sala de crisis de la Casa Blanca, informó Afp. Por su parte, los talibán informan de al menos 13 muertos en el ataque, entre ellos varios niños y de guardias talibán heridos.



El atentado se habría ejecutado con un conocido como SVBIED o vehículo bomba, capaz de provocar multitud de muertos. Los militares españoles desplegados en Afganistán se encuentran a salvo tras la explosión registrada en las inmediaciones del aeropuerto de Kabul, según han informado fuentes del Ministerio de Defensa. Tampoco hay bajas entre las tropas italianas, británicas y las alemanas. Berlín ha informado de que Alemania "ha terminado su operación de evacuación". Francia intentará evacuar aún a "varios cientos" de afganos de Kabul, pero no garantiza el éxito de la operación porque "ya no tenemos el control", ha dicho Emmanuel Macron, cuya misión está "en conversaciones con los talibán" para garantizar su salida.


El primer ministro británico, Boris Johnson, ha convocado esta tarde una reunión de crisis de su gabinete tras la explosión que dejó varias víctimas cerca del aeropuerto de Kabul, donde proseguían las operaciones de evacuación en medio del caos. "El primer ministro ha sido informado de la situación en el aeropuerto de Kabul y presidirá una reunión esta misma tarde", ha anunciado un portavoz de Downing Street.

En este penúltimo día de evacuación de civiles -estaba previsto que durante el fin de semana y hasta el próximo martes se complete la salida de tropas-, cientos de afganos seguían agolpándose junto a la puerta este, con o sin salvoconducto para ser evacuados. Buscaban una oportunidad para huir de la amenaza de los talibán o de previsibles paupérrimas condiciones de vida