Por David Santana.

Como sardinas en latas viven los presos de la cárcel de Barahona, desde hace muchos años la cárcel esta sobre-poblada en su totalidad.

Parece un mal en componenda de algunas autoridades para que el negocio pueda seguir latente y rentable.


Los reos duermen uno pegado al otro, el brote de enfermedades es muy constante, las celdas o callejones son muy costosos en ese penal.

Existe un negocio de antaño en esta cárcel, el alquiler y venta de callejones. Los valores para un reo obtener un lugar o espacio allí dentro para dormir llamadas "GOLETAS" se venden entre los $35,000.  $60,000   $80,000   $120,000  y hasta $200,000 pesos.

Los reos que no tienen la posibilidad de pagar esa cantidad se le llaman "RANA" destinados a pagar una mínima suma, para poder dormir en el piso o el pasillo  de una de esas celdas de alquileres.

El horror lo pasan los que son enviados a la celda de castigo denominada "la escuelita".

 "la escuelita" una celda de poca luz, donde algunos reos que han salido de libertad  presentando problemas para caminar e inválidos, debido al  poco espacio para caminar  y una sola puerta donde a diario los presos se disputan el espacio de la puerta para ver la luz del sol, de ahí solo lo que pagan o "macutean"  pueden salir a  ver  un poco de luz o sol.

Dentro de esta cárcel el reo que sale en libertad  busca antes de su salida como vender a alguien el callejón o la goleta, para poder recuperar lo que invirtió en ella, aunque hay controles de las cárceles que se dedican a comprar varias y mantener un negocio muy lucrativo, convirtiéndolo en un monopolio y venderlo al mejor postor.