Más de 50.000 números telefónicos fueron infiltrados por una aplicación que en teoría fue desarrollada para espiar a terroristas y a otros criminales, pero que según una investigación internacional sirvió para vigilar a periodistas, activistas y otros críticos del poder. Informa, Alonso Castillo, Voz de América, Miami