Como elegir los amigos según Aristóteles

 

La amistad según Aristóteles 

Para un sabio acercamiento entre amigos, Aristóteles distinguió entre tres distintos tipos de amistades: el adulador, el amigo por placer y la amistad perfecta. Según Aristóteles, el adulador se esfuerza por mostrarse demasiado agradable y aparentar que es amigo, mediante actitudes que caen en el exceso. El adulador se comporta supremamente agradable con quienes le rodean, porque existe una intención detrás; sacar provecho.


No todos aquellos valientes amables son aduladores, también hay quienes se comportan muy amables sin esperar beneficio alguno. Y aquí es donde Aristóteles distingue al amigo por placer, o complaciente. Pero hay que tener especial cuidado, ya que en muchas ocasiones las personas prefieren conservar amistades aduladoras, antes que una amistad sincera. Y según Aristóteles, esto es por el deseo de los honores. A menudo las amistades con aduladores implican sustancialmente un trato de inferioridad. Aquellos que persiguen los honores, son amistosos antes con los aduladores porque estos les despiertan la impresión de que son queridos y al mismo tiempo superiores.

En cambio, los amigos por placer no buscan sacar provecho alguno más allá de compartir experiencias placenteras. Aquellos amigos con los que simplemente lo pasas bien y siempre están en las buenas. No obstante, se carece de un acercamiento más íntimo y no hay una conexión más allá de la vida y las experiencias placenteras. Pueden ser grandes amigos en las buenas, pero rara vez están cerca en los tragos amargos.

Por último, la máxima virtud para Aristóteles era la amistad para la vida o la amistad perfecta. Y en ese sentido aristotélico, este tipo de amistad engloba a su vez todas las virtudes éticas habidas y por haber. Por lo tanto, la amistad verdadera de aquellos que practican para consigo mismos y con sus amistades las máximas virtudes es el eslabón que une la teoría práctica y la vida contemplativa. Sólo este tipo de amigos son aquellos que duran para toda la vida.

Publicar un comentario

0 Comentarios