Un hábito espiritual para reducir tu riesgo de Alzheimer en sólo 12 minutos diarios

 
El cerebro es uno de los órganos humanos más importantes y uno de los que más misterios suponen para la ciencia. El Alzheimer es una enfermedad degenerativa que influye directamente en sus funciones, causa demencia y pérdida de memoria, y para la que no existe tratamiento. Pero este hábito espiritual puede reducir tu riesgo de Alzheimer en sólo 12 minutos diarios y completamente gratis.

Las prácticas espirituales ayudan, según la ciencia

Una investigación de la Alzheimer’s Research and Prevention Foundation encontró que las prácticas religiosas y espirituales pueden mejorar la capacidad de conocimiento, el bienestar e incluso revertir el deterioro cognitivo producido por la enfermedad de Alzheimer.

Los expertos encontraron que la participación en grupos religiosos y espirituales, además de la meditación, son hábitos que pueden mejorar el bienestar espiritual y ayudar a prevenir el deterioro cognitivo.

“Aunque la espiritualidad no se define de manera rígida, se caracteriza por un grupo de características de desarrollo, comportamiento y experiencia que uno experimenta a lo largo de un camino de crecimiento personal, que eventualmente conduce a la aptitud espiritual”, independientemente de las instituciones religiosas organizadas, escriben los autores de la investigación publicada en el Journal of Alzheimer’s Disease.

Los especialistas observaron los cambios en el cerebro de personas antes y después de practicar un tipo de meditación llamada “Kirtan Kriya” durante 12 minutos al día. Este tipo de meditación consiste en cantos, técnicas de respiración y movimientos suaves y forma parte de la práctica de yoga Kundalini.

“Sugerimos que las personas que practican técnicas espirituales como Kirtan Kriya no sólo reducen el riesgo de demencia, sino que pueden entrar en una nueva dimensión llamada aptitud espiritual, un entretejido de bienestar básico, psicológico y espiritual”, escriben los investigadores. Este tipo de prácticas ayudan a regular el estrés y a suavizar sus efectos en el funcionamiento cognitivo, por lo que pueden “afectar el riesgo de enfermedad de Alzheimer al reducir los síntomas depresivos, engendrar emociones positivas e influir en los rasgos de personalidad afirmativa como la conciencia, el optimismo y la amabilidad, así como los otros atributos de la aptitud espiritual, incluido el desarrollo de la paz interior”, explican.

También ayudan en otras enfermedades

A través de neuroimágenes, los expertos constataron los efectos positivos a largo plazo en el cerebro de las personas con aptitudes espirituales y su influencia en la reducción de riesgo de otros padecimientos, como la enfermedad de las arterias coronarias, hipertensión, accidente cerebrovascular y diabetes.

Si bien el estrés crónico es tóxico para el cerebro, particularmente para el hipocampo y el sistema límbico, es también un factor de deterioro cognitivo. Todo esto, sumado a los hábitos de vida negativos como dormir poco, tener una dieta mal equilibrada y realizar poca actividad física, puede desencadenar enfermedades degenerativas como el Alzheimer.

“El desarrollo de la aptitud espiritual tiene un gran impacto positivo en los comportamientos de salud como la dieta, el ejercicio, la meditación y la oración, además de disminuir los comportamientos negativos como el tabaquismo, el consumo excesivo de alcohol y el uso de drogas ilícitas”, señala el estudio.


Publicar un comentario

0 Comentarios